El síndrome de la cintilla iliotibial. Sintomatología y tratamiento.

cintilla iliotibial

 

Hola queridos seguidores, últimamente están acudiendo a mi consulta numerosos casos de dolores localizados en la cara externa de la rodilla cuando corren o realizan ejercicios intensos. Cuando corres en exceso o sobre terrenos muy irregulares, la cintilla iliotibial puede inflamarse dando lugar a uno de los dolores más incapacitantes para los corredores. Intentaré explicarte en que  consiste y cómo prevenirlo.

 

Anatomía

El tensor de la fascia lata es un músculo que su principal función es estabilizar la cadera al correr, al andar … Este músculo parte desde la parte externa de la cadera (cresta ilíaca)  y se inserta en el lateral de la tibia proximal, en el tubérculo Gerdy, que cuando se sobrecarga incapacita al deportista para correr. Es un músculo muy potente, se encarga de enderezar la rodilla  en la extensión, por lo que su función en el desarrollo de la zancada al correr es muy importante.

Hay dos aspectos anatómicos que pueden explicar la inflamación de la banda iliotibial. El primer aspecto es que la banda no está sujeta al hueso porque necesita esa libertad de movimiento para  moverse de anterior a posteriormente con flexión y extensión de la rodilla. Esto puede provocar que la banda friccione contra la cara externa del fémur. En un segundo aspecto, existe una bolsa localizada debajo de la banda iliotibial. Esta bolsa pude inflamarse y causar una sensación de chasquido o crepitación en los movimientos de la rodilla.

ITB-ITBS-sindrome-cintilla-iliotibial-600x462

 

Factores que pueden desencadenar esta lesión:

– Una banda iliotibial corta y tensa.

– Un epicondilo femoral lateral muy prominente.

– Un cambio en la pauta normal de nuestros movimientos, por correr sobre superficie muy dura (asfalto) o muy blanda (terreno embarrado), por correr en fuertes pendientes (carrera de montaña)

– Aumentar la intensidad de los entrenamientos, hace que haya fricción entre la “cintilla” y los tejidos adyacentes, lo que origina inflamación y un dolor que invalida al que lo sufre para la carrera.

– Piernas arqueadas (genu varo). Un desgaste excesivo en el borde exterior del talón de un zapato de correr (en comparación con el interior) es un indicador común de genu varo en los corredores

– Rotación interna de la pierna

– Aumento de pronación del pie

– Disimetría de extremidades inferiores.

– Algunos deportes con movimientos repetitivos, tales como carrera, ciclismo, levantador de pesos, kárate, jugar a bolos, etc.

– Técnica Incorrecta de entrenamiento

– Carreras demasiado largas o ciclismo demasiado rápido.

– Equipo (ej, bicicleta) que no se acople correctamente al usuario

– Uso de calzado inadecuado para un deporte o una actividad atlética determinada.

– No hacer estiramientos ni precalentamiento correctamente antes de la práctica deportiva.

– Desequilibrios musculares debido a no potenciar los músculos oponentes (tales como cuadriceps y tendones de la corva).

– La debilidad de los músculos abductores de cadera. (La potenciación de los abductores de la cadera ha conducido a la mejoría de los síntoma)

 

Sintomatología

Dolor  localizado en la parte externa de la rodilla (epicóndilo lateral femoral),este dolor a veces se extiende por debajo del borde inferior de la rotula hasta el tendón rotuliano. A veces el diagnóstico de confunde con una inflamación del tendón.

Es un dolor que empieza a los pocos minutos de iniciar la actividad. Correr sobre terrenos irregulares, subir escaleras y  andar cuesta abajo aumentan la sintomatología. Cede con el reposo y vuelve con el ejercicio.

A veces se siente un chasquido por el roce del la cintilla  cuando hacemos una  zancada, al flexionar y/o al extender la rodilla, por la fricción con la parte prominente del borde lateral externo del fémur.

 

Tratamiento

Normalmente el tratamiento es conservador sin necesidad de intervención quirúrgica.

Empezaremos con medidas antiinflamatoria:

– Aplicación de hielo local en la zona de dolor ( cara externa de la rodilla) antes y después de la actividad.

Reposo relativo o disminución de la intensidad del entrenamiento.

Masajes y estiramientos.

Potenciación del miembro afectado.

– Ingesta de medicación antiinflamatoria.

 

La meta es reducir al mínimo la fricción de la banda iliotibial sobre el cóndilo femoral.

 

Tratamiento rehabilitador:

– Electroterápia: Ultrasonidos, magnetoterápia, láser, termoterápia,…

– Masajes desfibrosantes;  Masaje transverso profundo ( Cyriax)  y/o técnica de Moneyron para romper las posibles adherencias.

– Ejercicios de flexión y extensión de rodilla sin irritar el tendón, aunque la rehabilitación debe ser precoz.

– Estiramientos específicos para elastificar el tensor

estiramiento-tensor-fascia-lata

 

Prevención

Evitar las causas de síndrome de la banda iliotibial es la mejor manera de prevenirlo.

Esto puede incluir:

Aprender técnicas apropiadas de entrenamiento

Usar zapatos y calzado adecuado

Correr sobre superficies no demasiado duras

Los esfuerzos tienen que ser progresivos

Potenciación de la musculatura

Estiramientos de la banda iliotibial

Evaluar la posibilidad de ortesis para proteger la zona

 

 

 

 

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El síndrome de la cintilla iliotibial. Sintomatología y tratamiento., 10.0 out of 10 based on 1 rating

Related posts:

clearfix