El Psoas. Musculo clave en la recuperación de lumbalgias.

Patología lumbar. Psoas

Es de vital importancia que en los procesos de lumbalgia de nuestros pacientes evaluemos con precisión el estado de los psoas y del diafragma.

El psoas se origina en los discos, cuerpos vertebrales desde D12 a L4 y en las apofisis transversas de L1 a L4 ( generalmente L5 está libre de inserciones del psoas). El cuerpo carnoso del psoas descendiente lateralmente al raquis lumbar para pasar a la fosa iliaca interna en su camino hacia el trocanter menor del fémur. Está inervado por el Nervio crural ( L1 – L3).

En los espacios que dejan sus inserciones encontraremos la cadena simpática laterovertebral, por lo que el espasmo del psoas tiene gran repercusión simpaticotónica sobre el abdomen y MMII.

El espasmo bilateral del psoas puede lordosar o cifosar la columna lumbar en función del estado previo de la mismo, en este sentido es un músculo ambivalente al igual que el ECM en la columna cervical.

El espasmo unilateral provocara una columna lumbar en NRS con rotación contraria y lateroflexión homolateral.

Al atravesar al diafragma por su arcada correspondiente el espasmo del psoas afecta al diafragma y viceversa. Encontraremos en la clínica con frecuencia disfunciones del hemidiafragma del mismo lado del psoas en espasmo.

Debemos tener en cuenta además que la contracción del psoas, debido a su enorme ventaja mecánica, provoca el aumento de la presión de los discos intervertebrales, . Si el espasmo del psoas se perpetua la nutrición discal se verá afectada, y junto con el aumento de la presión intradiscal y la tracción de las inserciones del músculo en los propios discos, conllevará la siguiente deshidratación, edema peridiscal, irritación de estructuras nerviosas y al final síntomas discales y radiculares a nivel lumbar.

En procesos discales agudos y subagudos, la simple relajación de los psoas y del diafragma como trabajo fundamental de la primera sesión clínica, pueden reducir espectacurlarmente los síntomas del paciente.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El Psoas. Musculo clave en la recuperación de lumbalgias., 9.2 out of 10 based on 5 ratings

Related posts:

clearfix