Cuidado con las rampas y calambres musculares

Rafael Nadal Camlambre muscular

¿QUÉ SON?

Un calambre o ¨rampa¨ es un espasmo muscular extremadamente doloroso e involuntario. A diferencia de las contracturas, dura unos segundos o pocos minutos, no es permanente. La tensión muscular de la zona acalambrada nos parecerá al tocarla “dura como una piedra”. En muchas ocasiones resulta imposible mover el músculo. Es un problema común de los deportistas y afecta a músculos grandes de las piernas durante o inmediatamente después del ejercicio, aunque a veces puede aparecer de forma súbita, por ejemplo mientras dormimos.

¿QUÉ LOS FAVORECE?

Es falsa la creencia de que se deben a la acumulación exagerada de ácido láctico. Los calambres NO se deben exclusivamente a la deshidratación, a un desequilibrio electrolítico concreto o al calor, sino que existen factores que los favorecen:

La fatiga muscular localizada

La hidratación incorrecta

Los desequilibrios electrolíticos fundamentalmente ocasionados por la pérdida importante de líquidos (magnesio,potasio y sodio)

La temperatura ambiental y la humedad

La falta de una buena preparación física

Una alimentación inadecuada a lo largo de la temporada

El estrés emocional

Falta de estiramientos

¿A QUÉ SE DEBEN?

Se trata de una reacción exagerada y paradójica del músculo a la fatiga, que responde con una hiperexcitabilidad nerviosa.

Imaginemos un grupo muscular que se utiliza mucho más que los demás como, por ejemplo, los gemelos en un partido de tenis. Entre contracción y contracción de la pantorrilla, hay una relajación espontánea y obligada. Si el músculo se fatiga tras 90 minutos de partido y no paramos, sino que continuamos utilizando la pierna, aumentamos la excitabilidad nerviosa del grupo y la pérdida de líquidos corporales. Los gemelos son incapaces de relajarse y mantienen la contracción desencadenando el calambre.

Se ha establecido claramente, a través de observaciones clínicas y electromiográficas, que los calambres son de origen nervioso y están relacionados con la hiperactividad del reflejo del nervio muscular. Para entenderlo, sería algo parecido al ataque histérico de una persona que ha trabajado sin parar durante muchas horas seguidas y súbitamente dice “¡hasta ahí podíamos llegar!”.

¿QUÉ HACER?

Primero evidenciaremos qué músculo es y forzaremos el estiramiento del mismo de 15 a 30 segundos y repetiremos si no cede el calambre. Después es aconsejable la colocación de calor local en la zona y no continuar con el ejercicio.

¿QUÉ NO HACER?

Es absurda la creencia de que se debe clavar una aguja en el músculo acalambrado. No tiene ninguna explicación científica. Tampoco es útil la aplicación de hielo. Evidentemente, no insistiremos en continuar la actividad física.

¿CÓMO PREVENIRLOS?

Actuando de forma muy especial sobre los factores predisponentes.

Una preparación física adecuada con un programa de ejercicios de flexibilidad con estiramientos de los grupos musculares más utilizados en el ejercicio.

Una nutrición adecuada durante la práctica del ejercicio. Una cantidad de hidratos de carbono adecuada en la comida previa a la actividad y un correcto aporte de líquidos ayudará a minimizar los riesgos.

Una adecuada ingesta de líquidos durante la competición, especialmente bebidas con sales minerales e hidratos de carbono (glucosa y fructosa) en proporciones adecuadas.

¡¡¡¡Ánimo y a continuar con el deporte!!!!!

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Cuidado con las rampas y calambres musculares, 7.2 out of 10 based on 10 ratings

Related posts:

clearfix